Hotel

Vistas y piscina



Vistas y piscina



Sabemos que en el observatorio del edificio del Empire State en Nueva York o en el de la Torre Eiffel en Paris no hay una piscina, pero si la hubiera, la sensación única que experimentarías sería la misma que la de observar el mundo a tus pies desde la nuestra en lo más alto de Dalt Vila.

Enamorados y gente de todo el planeta, buscando un oasis de desconexión en el centro neurálgico mundial del entretenimiento, desahogan en este rincón, a los pies de un magnífico muro de piedra milenario entre olivos, mientras degustan un aperitivo, las emociones que se acumulan durante las obligadas escapadas diurnas y nocturnas de la isla de Ibiza. De noche, este rincón se transforma en nuestro reconocido y espectacular restaurante Kyupiddo, donde nuestro cocktail master y nuestro chef te esperan con una carta que podría haber estado diseñada por el mismísimo Gran Gatsby... Para tu Daisy.